DE TAL MANERA AMÓ DIOS AL MUNDO, QUE DIO A SU ÚNICO HIJO, para que TODO AQUEL QUE EN EL CREE, NO SE PIERDA, MAS TENGA VIDA ETERNA. Porque no envió Dios a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por El.
EL QUE EN EL CREE, NO ES CONDENADO; pero el que no cree, ya ha sido condenado...
Y esta es la condenación: que LA LUZ VINO AL MUNDO, Y LOS HOMBRES AMARON MÁS LAS TINIEBLAS QUE LA LUZ, porque sus obras eran malas.
Todo aquel que hace lo malo, aborrece la luz y no viene a ella para que sus obras no sean reprendidas. Mas el que practica la verdad viene a la luz, para que sea manifiesto que sus obras son hechas en Dios. Juan 3:16-21

29 de septiembre de 2010

¿Así dice el Señor? - John Bevere

Les recomiendo la lectura de este libro.

¿Cómo se da cuenta usted cuando es Dios quien está hablando?

Hoy día hay una insaciable hambre por la palabra profética del Señor. Los cristianos están ansiosos por recibir 'palabras del Señor' y compartirlas. Junto al genuino deseo por lo real, viene también la vulnerabilidad a los ministerios proféticos falsos o excesivos.

Con mucha frecuencia, los 'profetas' modernos corren a través de nuestras iglesias, fraternidades y hogares, dando palabras casi como adivinos. Pero, ¿es realmente Dios quien está hablando?

2 comentarios:

  1. la palabra profetica es leer la biblia y ella te enseña a caminar segura;por que en ella bamos a encontra la revelacion,por que antes de que DIOS vaya a revelar algo primero le muetra a los profetas escrito esta.

    ResponderEliminar
  2. este libro lo puedo encontrar en forma digital?

    ResponderEliminar